Zanahorias aliñadas

Las zanahorias aliñadas pueden ser un excelente y nutritivo primer plato de una de las principales comidas, pero también podemos consumirlas como aperitivo. Además de ser un producto sano no contiene calorías, por lo que resulta ideal también para quienes se preocupan por su peso.

Las zanahorias, como todos sabemos, son muy sanas y nutritivas, aportando muchos beneficios a nuestro organismo. Se pueden añadir como acompañantes a un sinfín de platos, como los guisos de carne o los estofados de patata. Pero también se pueden preparar solas, como es el caso de las zanahoras aliñadas, un plato muy típico en la zona de Cádiz.

Zanahorias Aliñadas

Como hacer Zanahorias aliñadas

Empezaremos pelando las zanahorias, quitando las dos puntas a cada una. Pondremos al fuego un cazo con agua y sal y, cuando hierva, echaremos las zanahorias, dejando cocer hasta que pierdan la dureza, pero sin dejar tampoco que queden blandas en exceso. Hemos de tener en cuenta que luego, para comerlas, deben tener la suficiente consistencia para poder pincharlas con un palillo o un tenedor.

El tiempo de cocción rondará más o menos en torno a los 20 minutos. Para comprobar la dureza de las zanahorias, pínchalas con un palillo.

Una vez cocidas las zanahorias, llenaremos una taza con el agua de la cocción y la reservaremos. Seguidamente echaremos las zanahorias en un escurridor para que pierdan el agua, y, antes de que se enfríen del todo, las cortaremos a rodajas. Las colocaremos en una fuente de cristal y reservaremos.

Ahora sólo falta preparar el aliño, que se puede hacer aprovechando el rato en que las zanahorias están cociendo.

Echaremos en un mortero los ajos pelados con un pizca de sal, y los machacaremos hasta que queden bien picados. A continuación, añadimos la cucharada de orégano y la de comino, así como también la cucharadita de pimentón. Aquí cabe comentar que podemos usar pimentón dulce o picante, a gusto de cada cual. Aquellas personas a quienes les gusta que las comidas tengan un toque más fuerte pueden incluso sustituir el pimentón por una guindilla, o simplemente añadirla junto al pimentón.

Machacamos un poco el contenido del mortero y removemos. Añadimos el medio vaso de Crema de Vinagre Balsámico de Módena Sibari, así como también el vaso de agua, y mezclamos todo bien.

Cogemos la fuente en la que habíamos colocado las zanahorias y las rociamos con el aceite de oliva. Seguidamente, echaremos también en la fuente el aliño que hemos preparado. Hemos de tener aquí en cuenta que si lo hacemos cuando las zanahorias están aún templadas, cogerán más sabor, impregnándose mucho más de los sabores dulce y ácido que otorga al adobo el Vinagre Balsámico de Módena Sibari.

Guardaremos la fuente en el frigorífico, preferentemente tapada, y la dejaremos reposar por lo menos una hora, aunque resultará mucho mejor el plato si se deja hasta el día siguiente. Serviremos estas zanahorias siempre frías.

Ingredientes

Para 4 personas:

  • 1 kilo de Zanahorias
  • 5 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 cucharada sopera de orégano
  • 1 cucharada sopera de comino
  • 1/2 vaso de Crema de Vinagre Balsámico de Módena Sibari
  • 1 vaso de agua
  • Aceite de Oliva
  • Sal

Crema Balsámica ideal para:

  • Dificultad

    Baja

  • Coste

    Bajo (0,40 € la ración)

  • Elaboración

    30 minutos

  • Temporada

    Primavera – Verano